sábado, 29 de octubre de 2016

TIERRAS DE FRONTERAS

Argumento: sigue las huellas del Cid
Desterrado por el rey Alfonso VI, el Cid abandona Castilla y entra de noche, para no ser descubierto, en los territorios de la antigua taifa de Toledo. Este tramo comienza en Atienza, por entonces un puesto de avanzada musulmán y según el Cantar una peña “muy fuerte”, y prosigue hacia el Henares, donde los desterrados, necesitados de víveres, toman una población fortificada, identificada como Castejón de Henares o tal vez Jadraque. Al mismo tiempo Álvar Fáñez, el lugarteniente del Cid, se lanza con doscientos caballeros a saquear el valle; esta correría es el argumento del Ramal de Álvar Fáñez. La ruta prosigue hacia el noroeste, atravesando el desolado páramo de Layna, hacia el valle del Jalón, por un trazado muy bien descrito en el Cantar de Mío Cid. Las plazas musulmanas que pueblan su ribera, dedicadas a la agricultura, se ven obligadas a mantener a las tropas del Cid.
En la jornada 16 del destierro el Cid acampa frente a la villa fortificada de Alcocer (hoy un yacimiento arqueológico), muy cerca de Ateca, y tras un sitio de más de tres meses la conquista. En represalia, un ejército llegado de Valencia con 3.000 jinetes se enfrenta al Cid y sus hombres. Estos vencen en una de las batallas más feroces narradas en el Cantar, y los generales vencidos son perseguidos hasta Terrer y Calatayud. Con esta victoria el Cid acrecienta su fama y riqueza, necesarias para seguir su camino a tierras valencianas.
Este tramo también recoge una parte de los itinerarios seguidos por Jimena, sus hijas y la hueste del Cid en sus viajes a Castilla y Valencia; su epicentro es la fortaleza fronteriza de Medinaceli.















No hay comentarios:

FLECHA PORTUGUESA